Las estrategias de posicionamiento en marketing se refieren al lugar, en un sentido abstracto, que ocupa una marca, servicio, producto o la misma empresa y dónde se desea que estuviera posicionada. El logro de un buen posicionamiento es una de las metas de cualquier negocio actual. Por lo tanto, el posicionamiento de la marca es una de las partes fundamentales a la hora de la creación del business plan.

Dependiendo de la estrategia que vayamos a usar para posicionar la marca, así tendremos que elegir el modo de vender y de sacar nuestra producción y, así, irán las ventas. Lo que queda claro, antes de entrar en materia de posicionar una marca, es que la adaptación al mercado, identificar lo que al público más le interesa es lo principal; y ya enterados de esto, se podría anunciar hacia dónde se dirige la empresa y qué productos ofrece

Conseguir posicionar a una marca respecto a los competidores y sacar un beneficio de esta técnica no es algo inmediato, pero, sin duda, es la manera más efectiva de producir rentabilidad. Para sobrepasar a nuestros competidores con esta táctica hay diferentes tipos de estrategias de posicionamiento y de marketing que debemos conocer y aplicar.

Factores antes del posicionamiento

Debemos tener en cuenta unos factores interesantes antes de llevar a cabo las estrategias de posicionamiento:

1. Diferenciación: Posicionarse diferente a como los otros lo hacen.

2. Un posicionamiento que no sea imitable. Que nuestros competidores no puedan copiarnos.

3. Que proporcione beneficios sustanciales y relevantes.

​4. Que la estrategia se integre en la comunicación de la empresa.

5. Alcanzar una posición que sea rentable, ​porque si no es el caso, no va a interesar posicionar.

​​6. Que se entienda como una manera de perfeccionar la marca y conseguir ventajas competitivas, no como la panacea de superar problemas en una empresa.

Estrategias de posicionamiento

Existen distintos tipos de estrategias de posicionamiento y, según lo que queramos y los recursos con los que contemos, se irá a por una o a por otra.

​1. Según las características. Basándonos en las características técnicas que tenga el producto en donde se podrán tomar las diferentes y las más apreciadas por los clientes.

2. Según los beneficios del producto. Hay que resaltar el beneficio que vaya a dar el producto que se venda. Descubrir al consumidor la necesidad que tiene por nuestro producto y también ofrecerle los beneficios extra que cubre un mismo producto.

3. Según la competencia. Se trata de resaltar el producto que tenemos en base a una comparación con el de la competencia y, sobre todo, con marcas reconocidas y fuertes del mercado. Esto es importante porque, antes de realizar cualquier compra, los consumidores buscan opiniones y comparaciones con otros productos.

Para esto se abren dos nuevas maneras de posicionamiento: 

La líder que es quien está mejor posicionado y el que mejor productos tiene de acuerdo al consumidor. Y en segundo lugar el seguidor, que es la marca más económica y la opción B para muchos.

4. Según la calidad o el precio. Esta categoría quizás sea la principal para muchas marcas. Es una estrategia muy recurrente, transmitir la imagen de producto de lujo y diferente con precios muy altos, o trasmitir precios low cost pero que no descuidan la calidad.

5. Según el consumidor. Este tipo de posicionamiento se realizará por los consumidores mismos ya que hablarán de la experiencia que tienen con el producto. Un ejemplo muy visual y entendible son las marcas que colaboran con youtubers.

6. Según el estilo de vida del cliente. Con​ este tipo de posicionamiento nos vamos centrando en el estilo de vida del consumidor, lo que hace durante su día, su rutina, sus gustos y necesidades.

En definitiva, las estrategias de posicionamiento son básicas en la actualidad para cualquier empresa y este artículo nos acerca a conocerlas mejor. #WorkSmarter

Descubre cómo Teamleader puede ayudar a controlar mejor tu negocio

¿Te gustaría empezar ahora mismo? Pruébalo gratis durante 14 días.

Empieza tu prueba gratis