En las relaciones con la Agencia Tributaria, existen una serie de documentos a presentar que, aunque no impliquen abonos o cobros, sí son importantes para evitar malentendidos y que, a la hora de liquidar nuestros impuestos, no haya ningún tipo de problema que pueda acarrear sanciones administrativas.

Además de los modelos de liquidación trimestral de impuestos, como el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) o el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), existen otros informativos que son de presentación obligatoria porque así lo requiere la Hacienda de nuestro país. Un caso paradigmático es el modelo 347 que, básicamente, consiste en una recopilación de operaciones.

Qué incluir en el modelo 347

El modelo 347 es una declaración de operaciones con terceras personas y es informativo. La tiene que presentar todo autónomo o sociedad mercantil que tenga un volumen de operaciones con un proveedor o cliente superior a 3.005,06 euros anuales. También estamos obligados a declarar aquellas operaciones en metálico que pasen de los 6.000 euros.

En el documento, hay que desglosar el total de las operaciones por trimestres y el límite de presentación del mismo es el 28 de febrero del ejercicio posterior al referido, siendo improrrogable y, en el caso de incumplimiento de los plazos, estando sujeto a sanciones.

Es fundamental indicar que solo se han de computar las "operaciones entre proveedores o clientes en el territorio del Reino de España", puesto que todas las adquisiciones y ventas intracomunitarias se han de facturar sin IVA y, en este caso, tendremos que cubrir el modelo 349. En las operaciones con terceros países, tendremos que cubrir el modelo 380.

Otras excepciones son aquellas personas sujetas a regímenes especiales en el IVA, como el de recargo de equivalencia, muy común en actividades de comercio minorista, o los de agricultura, ganadería y pesca. También estarán exentos aquellos negocios que tributen por el método de estimación objetiva en el IRPF, común en pequeñas empresas.

Cómo cubrir el modelo 347

El problema para miles de autónomos es que, a la hora de cubrir este modelo, tienen que retrotraerse a todas las facturas que hayan realizado con el proveedor o cliente desde principios de año, con la consecuente pérdida de tiempo que eso comporta que se podría utilizar en otras actividades.  

En estos casos, los software de facturación ofrecen una serie de ventajas para el autónomo o sociedad que hay que valorar. La principal es que estas herramientas ya tienen automatizado el proceso de creación y almacenamiento de facturas, de forma que sea fácil acceder a ellas y tenerlas controladas. Esto supone un ahorro de tiempo y dinero, porque se evitan despistes que puedan derivar en problemas futuros y todos sabemos a qué problemas nos enfrentamos cuando las instituciones públicas están de por medio.

Por lo tanto, para gestorías, consultorías o empresas especializadas en dar servicio a otras, es fundamental contar con un software que nos permita hacer estas operaciones en poco tiempo y sin riesgo de equivocarnos. Hay que tener en cuenta que, en un  software de facturación,, se incluye toda la facturación anual desglosada por fechas, proveedores y países, por lo que las operaciones estarán debidamente ordenadas y se controlará todo el proceso administrativo de la empresa desde el principio hasta el final.

Hay que indicar que el uso de estas herramientas es fundamental, además de para realizar las liquidaciones y trámites tributarios en tiempo y forma, para tener los balances al día y contar con una información imprescindible para saber qué decisiones y acciones tomar en la empresa a corto y medio plazo.

Y es que la utilización e implantación de un software de facturación es garantía de un trabajo bien hecho y eficiente, conociendo trámites y teniendo los datos de tu negocio siempre a mano. #WorkSmarter.

Descubre cómo Teamleader puede ayudar a controlar mejor tu negocio

¿Te gustaría empezar ahora mismo? Pruébalo gratis durante 14 días.

Empieza tu prueba gratis