Para explicar que es el modelo 111 solamente necesitamos mencionar que los autónomos, los empresarios y las sociedades están sujetos a distintas obligaciones fiscales. Entre ellas, han de declarar las retenciones que han efectuado a los trabajadores a la hora de abonar sus nóminas y las de las correspondientes facturas a profesionales en las que procedía retenció.

Así pues, la Agencia Tributaria establece el modelo 111 para aquellos autónomos, empresarios y sociedades que han aplicado las retenciones del IRPF en rendimientos del trabajo, como nóminas o finiquitos; y de determinadas actividades económicas, como, por ejemplo, las facturas con retención emitidas por un profesional u otras vinculadas con actividades ganaderas, agrícolas y forestales; así como en las facturas que se calculan en base al método de estimación objetiva. También son susceptibles de retención los rendimientos de la actividad industrial e intelectual, los premios, o la cesión de derechos de imagen.

¿Que es el modelo 111 entonces? Pues la "obligación trimestral que tienen las empresas y los autónomos de declarar e ingresar las retenciones que han aplicado durante tres meses a trabajadores y a profesionales".

El calendario de este modelo es trimestral, excepto para las Administraciones Públicas y grandes empresas (con un presupuesto que supere los 6 millones de euros). En estos casos, lo tendrán que hacer mensualmente.

Cumplimentación del modelo 111

Para cumplimentar adecuadamente el modelo 111, en primer lugar, es preciso determinar la clase de rendimiento que se ha abonado, así como el número de perceptores. En el caso de que contemos con varios empleados, se incluirán todas las cantidades pagadas a lo largo del correspondiente trimestre y el importe general de las retenciones realizadas, diferenciando también entre lo satisfecho en efectivo y especies.

De la misma manera, se suma el total de los importes de las facturas abonadas a otros profesionales y sus retenciones correspondientes durante los tres meses y se traslada todo el cómputo al modelo. De ese modo, obtendremos la cantidad a abonar a Hacienda, en el caso de que la declaración salga positiva.

Como hemos comentado anteriormente, las pymes y los autónomos han de presentar la autoliquidación del IRPF cada trimestre y el plazo de presentación está establecido dentro de los 20 días siguientes a la conclusión de cada uno de ellos. Por tanto, debemos presentar el modelo 111 de los primeros tres meses del año entre los días 1 y 20 del mes de abril, ambos incluidos. Si el último día de este periodo corresponde a un sábado o día festivo, la fecha se ampliará hasta el próximo día hábil. #WorkSmarter

Descubre cómo Teamleader puede ayudar a controlar mejor tu negocio

¿Te gustaría empezar ahora mismo? Pruébalo gratis durante 14 días.

Empieza tu prueba gratis