El Dumping (dump ) es uno de los casos paradigmáticos de competencia desleal, y uno de los  más perseguidos por las autoridades de defensa de la competencia por los perjuicios que genera a medio plazo en el consumidor.

En esencia, el Dumping consiste en que una empresa vende un producto o servicio por debajo de su precio de coste, con el objetivo de aniquilar a su competencia y poder conseguir, a medio plazo, una posición de monopolio en el sector para, de esta forma, volver a subir los precios.

En este artículo, te vamos a señalar las distintas formas de Dumping y daremos consejos para evitarlo y minimizar sus efectos, además de formas de reclamar ante las autoridades.

Formas de Dumping

Tradicionalmente el Dumping se refería a una "estrategia de mercado consistente en que las empresas, para introducirse en mercados exteriores, vendían sus mercancías a un precio por debajo del que ofertaban en su país de origen para así eliminar la competencia". Este tipo de práctica, denominada Dumping predatorio, solía contar con la connivencia de las autoridades públicas.

El segundo tipo, llamado  Dumping persistente, es posible en las grandes empresas transnacionales que tienen diversificado su mercado. En estos casos, la empresa mantiene su tasa de beneficio gracias a los mercados nacionales donde mantiene un precio de venta alto y que compensan las pérdidas. Los motivos por los que mantener esta política pueden ser la necesidad de divisas internacionales o motivos de influencia política, en el caso de contar con una cuota importante del mercado.

Finalmente, existen prácticas esporádicas que se dan como consecuencia de excedentes de producción, y suelen ser las más difíciles de demostrar y perseguir. En este caso, la compañía exporta un producto que le sobra por debajo del precio de coste, pero al tratarse de un excedente, la frontera entre lo que es Dumping y lo que no, se difumina.  De hecho, en muchos casos este tipo de Dumping ni siquiera está penado, habida cuenta que responde a una circunstancia excepcional y no es una actividad continuada en el tiempo.

Tenemos que indicar, no obstante, que, si bien el concepto clásico de Dumping responde a actividades de comercio internacional, también se puede aplicar a operaciones de venta de un bien dentro de un mismo país, siempre y cuando se pueda demostrar que se está vendiendo un producto por debajo de su precio de fábrica.

El Dumping no solo engloba actividades compraventa de bienes y servicios, sino que también se puede referir a la ingeniería fiscal o a la fuerza de trabajo, de ahí que sea cada vez más habitual contar con este concepto en el vocabulario de la empresa.

Cómo evitar y denunciar el Dumpling

El Dumping (dump ) es una actividad penada y perseguida a nivel internacional por las autoridades de comercio, concretamente el GATT (Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles) porque viola los principios de libre competencia, por lo que puedes denunciar en caso de sospechas.

En segundo lugar, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) reconoce el Dumping como práctica de competencia desleal, de ahí que también pueda actuar de oficio si ve que se utiliza esta táctica para perjudicar la libre competencia. Es posible denunciar en caso de problemas ante la CNMC y, en última instancia, ante los tribunales de justicia del Reino de España. #WorkSmarter

Descubre cómo Teamleader puede ayudar a controlar mejor tu negocio

¿Te gustaría empezar ahora mismo? Pruébalo gratis durante 14 días.

Empieza tu prueba gratis