A pesar de que es una palabra que utilizamos a menudo y ya se ha convertido en un vocablo muy extendido, la Real Academia de la Lengua Española aún no la ha incluido entre sus acepciones. Coaching es una palabra que procede del vocablo anglosajón coach, entrenar. Podemos definir el coaching como un método para acompañar a una persona o a un grupo de personas en el aprendizaje necesario para que puedan cumplir objetivos concretos o desarrollar nuevas habilidades.

En definitiva, el coach o profesional que acompaña al cliente es un asesor, un profesional que nos dirige hacia una meta más elevada a través del fortalecimiento personal. La mejora de las habilidades de comunicación, de la propia estima, de la confianza en uno mismo, de las capacidades de persuasión… todo forma parte de esta mejora personal tan de moda hoy en día que conocemos como coaching.

Beneficios del coaching

Si pensamos en lo que es coaching, principalmente vemos que es positivo en sí mismo. Establecer un reto al que se aspira y un plan de acción para lograrlo es beneficioso ya de por sí. Pero podríamos destacar algunos beneficios:

- Establecer objetivos: tanto personal como profesionalmente, las personas deben plantearse objetivos de mejora para evolucionar. Este camino hacia el cambio supone beneficios, alcancemos finalmente la meta o no.

- Aunque el coach no es un psicólogo, sí debe utilizar fundamentos de la psicología para establecer lazos de confianza y leer la personalidad del cliente para acompañarle en la consecución de sus objetivos.

- Mejora de la creatividad: recorrer el camino hacia la meta favorece el aprendizaje y el descubrimiento de nuevas vías para el propio conocimiento.

- Mayor adaptabilidad al cambio y responsabilidad: el coach acompaña al coachee hacia el cambio a través de la toma de decisiones propias y de la asunción de responsabilidades.

- Empoderamiento: esa asunción de responsabilidades a la que hacíamos referencia se hace desde la toma de decisiones desde el propio convencimiento, es decir, desde el empoderamiento.

- Optimización del tiempo: el coaching también ayuda en materia de organización y de optimización del tiempo. El coachee establecerá sus propios objetivos, fijará sus propias metas, tanto a nivel personal como profesional, y establecerá un plan de acción para lograrlo. Esto también supondrá una mejora en la motivación del coachee, pues dedicará su tiempo y esfuerzos a lo que realmente quiere conseguir.

- El cambio es necesario para la evolución, por lo que este proceso empujará al cliente a llegar más lejos, a conseguir objetivos más elevados.

- Mejor conocimiento de uno mismo: el proceso del coaching ayuda al coachee a conocer mejor sus fortalezas y sus debilidades, sus características diferenciadoras…

¿Cómo trabaja un coach?

El coach debe ofrecer otro punto de vista a su cliente, obligarle a repensar su posición, incomodarle para que el cliente genere resultados, enfocarle hacia nuevos retos que le hagan evolucionar. Se trata de fijar un punto de partida y unos objetivos a los que se quiere llegar.

"No se trata de dar consejos ni de impartir formación, sino de provocar una mejora personal que se traduzca en una mejora profesional, en la consecución de metas antes no alcanzadas."

Un buen ejemplo de aplicación del coaching se puede observar en las buenas prácticas que realiza un buen vendedor, como ya hablamos en nuestro Blog.

Conclusiones

El coaching es un método de mejora desde lo personal hacia lo profesional. El primer paso para la consecución de las metas es conocerse a uno mismo y, a partir de ahí, podemos evolucionar hacia cualquier meta que nos planteemos, pues la fuerza para lograrlo parte de nuestro propio convencimiento de que podemos hacerlo.

Un buen coach acompañará al cliente en este autoconocimiento personal, creando un clima de confianza mutua, hasta que el potencial del coachee alcance su máxima expresión.

Descubre cómo Teamleader puede ayudar a controlar mejor tu negocio

¿Te gustaría empezar ahora mismo? Pruébalo gratis durante 14 días.

Empieza tu prueba gratis